Sueños en el Estío

1502897128170849En algunas vacaciones olvidadas en tardes azules,

la casa de mis abuelos solía ser el nuevo mundo,

la nueva ciudad, esta casa añeja habría sus brazos

de par en par a nuestra llegada, la felicidad en lo

acogedoramente extraño, sus pasillos resonaban

las pétreas costumbres ancestrales, pero  mis abuelos

eran amor aunque su carácter fuera ancestral,

éramos hijos ancestrales, amaba todo aquello

que tenía un maravilloso olor como mi madre de azafrán,

el hollín en las paredes de la cocina o el patio plantado

de cambures bañados siempre por el sol, los cimientos

cual raíces de familia, los afilados cactus de la entrada

siempre adornando peligrosamente, allí los días pasaban

y a veces los crepúsculos de mi ciudad iban a visitarme,

me asediaban aunque yo hubiera llegado lejos, hermoso

recordar un sueño, como los hechos realidad cuando

la despreocupación reinaba en la niñez, quedaba la casa

de mis abuelos en los confines más apartados del país,

en la profundidad más remota de nuestra geografía porque

el dolor y las preocupaciones no llegaban a alcanzarnos allá,

no lograban recorrer tal distancia, ame el nuevo mundo que era,

ahora un sueño en el tórrido estío.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Tránsito

1502809921425257Sigo en el baile, esta travesía comenzó en la cuna,

bajo el sol de la infancia, desprovisto, tenue,

inocente, en baja conciencia, esto es un viaje bailando

mientras el mundo me pide llantos, risas, sacrificios,

comenzó en la inocencia, ¿Dónde terminara? Gracias Dios

por los problemas, por lo insulso, por lo oscuro, por

el dolor, por los malos sabores, Gracias Dios por morar,

por amar, por la simiente, por lo hermoso, lo banal y lo real,

las certezas son necesarias, los viajes llenos de días y de noches

punzados por los tridentes de los demonios ficticios, al final

del viaje, el cementerio, dormido arropado por la hierba

en los campos olvidados donde el viento solo arrulla llantos,

mutar al polvo, ser regado por Dios y sus temporales nubes grises

cargadas en la tardes melancólicas, llamémosle magnanimidad

en medio de las ironías, la vida termina donde otra comienza,

de la cuna al cementerio transitando o bailando esto finaliza

donde en realidad todo comienza.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Combates

1502554516447609He ahí lo eterno blandiendo aquello que le es verdadero,

en esa guerra tan inherente al mundo como el hombre mismo,

siendo aplastado mordazmente por las temporalidades con

sus terribles ironías equivocadas, ahí estas, entregando

tu vida a la madera que se pudrirá, al metal que se oxidara,

a la tecnología que luego sera caduca, como niños

encaprichados desdeñando la luz, caminamos el infierno,

mientras el paraíso se mantiene paralelo coexistiendo a

un tiro de piedra nuestro, duerme hipnotizado por el brillo

del oro, ese oro que no sirve para nada salvo llenar el ego

de escuetas pretensiones, temporalidad reinas con lo innecesario,

corrompes intenciones, mañana yacerás en la basura,

olvidada, y luego seras fénix de aparador nuevamente,

vestida de colorida novedad vacía, empaquetada en capricho

en festivales del engaño, convertida en el mal deseado,

la eternidad es paciente, tiene la vida para esperar ser

descubierta en el corazón del desdichado.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Anhelos II

150229227754349Serias capaz de entender mis búsquedas?

Soportarías el calor que irradia la llama

que mi corazón emana? aquella que sofoca

mis soledades y mis deseos mas profundos,

donde chocan mis interrogantes sondeando

aquello que me atormenta día a día, en

que pedazo del mundo estas escondida?

Soportarías las mareas que se esconden

desbordadas en mi pecho? te busco, te 

necesito, pensando que necesitaras de mi,

fresca agua de manantial duermes en

algún sitio tranquilo de este planeta, en algún

remanso de paz desconocido, un pedazo del

mundo echo de azúcar, un continente afortunado

de tenerte retozando dentro de el, algo conspira para

te hundas cada vez mas en la inmensidad

de esta bastedad torturadora, aunque anhelante

ansíes nuestro encuentro tanto como yo.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Vileza

1501251342341295

La soldadesca se ha plantado ante la humanidad,

hervir de sangre, hervir de dudas, en esas circunstancias

lo más sencillo para ellos es mesclar el deber con el odio

contra los contrarios, provocar el choque de las razones,

insistir empujados por la necedad indiscutible de sus

superiores, ¿debería el soldado tenderle la mano a su

enemigo a punto de  morir para ayudarlo? ¿Debería

disparar contra todo deseo ferviente de los que gritan

hacerse oír? Los campos de batalla son desolados en

medio y vigorosos en sus extremos, las balas zumban

verticales mientras el ataque pasa a ser una  defensa

sabiéndose herramientas desechables, la soldadesca

se ha plantado, mira el fusil en sus manos, contempla

la acuarela difusa del odio y el deber, tiene sus órdenes,

“matad al pueblo pues este amenaza el orden aunque el

orden sea para ellos, matad a sus hijos pues su sangre

salvara la patria, id pues soldadesca con un pañuelo en

los ojos porque vuestros hermanos amenazan la ley

aunque la ley los protejan, nosotros empuñamos, ustedes

son  gatillo y polvorín, al final caeremos y dios sabrá

perdonarnos porque a él eso le compete, aquí las letras

muertas son mas importante que el pueblo, las constituciones

más que la vida, matad o los que empuñamos no os perdonaremos

jamás, la paz cuesta sangre y esa sangre no debe ser la nuestra”

luego la soldadesca se traga el remordimiento, lo digieren, lo olvidan,

así podrán volver sonrientes, sin culpas.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Anhelos

1501080467582197

¿Hubo piratas de París? ¿O de Dublín?

¿Quizás de la vieja Persia? ¿O de alguna

otra parte inesperada del mundo? Se

puede entender ese ardiente anhelo de

vivir la bohemia, surcando causalidades,

retando providencias, como entre páginas

de romanticismo literario, no es para nada

despreciable el salpicar del mar mediterráneo,

la caricia de la brisa adriática, bajar al trópico

de capricornio un día y subir al trópico de cáncer

al siguiente, contemplar la velocidad vertiginosa

del recorrer, conocer el amor de puertos, mirar

las nubes desde el mar, ver las costas desde

las nubes, libar vinos, libar libros, escribir distancias,

vivir así, arrojándose al mundo, tejiendo historias,

morir viviendo.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Utópica

1501079844259503

Imaginándote, Necesito enamorarme de tus pasiones desbocadas,

de tu altivo corazón incansable, de tu espíritu combativo, de tus

ganas de arrojarte al mundo, de cruzar de universos, sonriendo

siempre con la belleza que he soñado, Inventándote, necesito que

poseas una insaciable sed de poesía, de brumas de mañanas, de

atardeceres con besos certeros, danzando entre libros, entre páginas,

que ames zambullirte en el océano de tus propias interrogantes,

que ames lo que yo amo para amar lo que tu amas, necesito que

me necesites, que tomes mi mano y me lleves al centro de tu mundo

entre lo real y lo literario, haciéndome volar, te necesito imposible,

te necesito así, utópica.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Patria

8244072348_bf80531c52

No se que es amarte, he destruido toda

intención de ello,  me he rehusado a ello,

pero puedo vivir en ti de alguna forma,

nací aquí, me conoces, te conozco, aprendí

de tu infancia y de tu madurez donde

forman marionetas en los dominios de lo 

uniforme, donde reina la imposición

subliminal del amor a ti, crecí contigo

como compañeros de vida, ignorándote

como todos, volteando aveces cuando

eres primera plana, cantándote alabanzas

pueriles de amor vació, que equivocados estamos,

por eso te han violado, por eso estas apunto

de morir, porque ese amor es de papel,

de libros viejos, de idiosincrasias tontas y

afirmaciones con intenciones correctas,

yo solo contemplo con inacción como

mueres a manos de tus defensores, como

te violan aclamandote con banderas al

cielo, cuando esos sean huérfanos

despertaran entonces, confundidos, con

las manos llenas de tu sangre, llorándote,

mientras con inacción yo seguiré observando,

lamentando que ese amor sea a la tierra

y no al hermano que la habita.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Estelas

1498663353235615Siempre estas por ahí danzando,

entre la brisa y arboles, entre

gotas de roció y pétalos oportunos,

visitando mis mañanas con tu

sonrisa, vas calle abajo por la

enramada, entre aromas de cayenas

y siempreverdes, perfecta, serena,

huyendo de mi, abandonándome,

hay una estela de soledades absolutas

dejada por ti en ese danzar.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Copyrighted.com Registered & Protected  X19V-VD8X-EAXI-2VSJ

Presencias ignoradas

1498662020407227El silencio nunca es total, creo que eso no existe,

algo siempre taladra el oído, los sentidos, aun en

medio de la nada donde no existe cosa alguna que

con su hablar, su respiración, sus obstinados pasos,

fauna, ciudades, maquinas o el mundo mismos,

aun en la ausencia del viento en el campo abierto,

siempre algo resuena, un silbido persistente,

como una tetera al fuego gritando que el café ya

esta listo, estruendoso, la deidad o la naturaleza quizás

recordándonos que estamos vivos, sumergidos

en medio de lo desolado, en nuestra habitación

solitaria, es biología o dios, en el silencio el toca

el agua y los movimientos concéntricos despiertan,

el mora ahí, si lo piensas, el silencio nos ataca con

su escándalo, puedes oírlo, es la omnipresencia

eternamente ignorada, porque el silencio nunca es total.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.