Quiero

1493390144969009Quiero descansar de esta necesidad de tus besos,

de esta terrible necesidad que tengo de ti,

de tu ausencia perenne, de la ausencia de tus brazos,

de soñarte y no tenerte, que las estaciones caminen

ignorando las sombras que me acechan, como si

conspiraran  junto a la soledad para que yo siga

hundido sin descanso, sentado bajo la lluvia

sufriendo estas necesidades, quiero descansar

de esta necesidad de tus besos, de esta

necesidad que tengo de ti.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Madre de Azafrán

11240-90388

Oh hermosa madre de azafrán hosanna, soy tu dulce semilla,

trajinando crezco con el fervor de la luz que 

de ti emana, en medio de tu dulce amor yo

eclosiono, Oh Hermosa madre de azafrán hosanna,

eres puente de vida entre dios y el mundo,

así vine, un pasajero en tu regazo,

danzo la vida, vuelo en ella, tu piel es mi piel,

tu sangre es mi sangre, recorres tu vida

amándome sin condiciones, vives para mi,

por mi, tejiendo futuros para mi, respirando

para mi, Oh hermosa madre de azafrán soy tu semilla,

y a tu semilla te has entregado, la has echado

a la brisa para que recorra el campo y de frutos

inesperados, eres sudor, cansancio, paz en el remanso,

lagrimas, pesar, Oh hermosa madre de azafrán,

eres de acero, eres terciopelo, eres canela dulce,

eres templanza, eres amor santificado,

Oh hermosa madre de azafrán hosanna, un día seras

viento libre y yo seré tu vestigio, alabado sea tu amor

Oh hermosa madre de azafrán, hosanna!!!

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Diálogos

1492531283660767

Amo los diálogos conmigo mismo, esos en los que discuto

los presagios y las ansias del alma, donde debato mis mas

profundas necedades, imaginando al padre en algún rincon

de mis pensamientos, riendo mis locuras o escuchando con

infinito amor ininteligible aun para mi, ese padre no es la

deidad de los fríos edificios cuadrados, santuarios de la

solemnidad y la inicua tradición milenaria, es mas bien

presencia y certeza al calor de las andanzas, por eso amo

los diálogos conmigo mismo, en ellos me escucho y soy

escuchado, abarco el mundo, abarco universos, escudriño

alternativas, tiemplo posibilidades, trazo mapas, historias,

trajines, y los dioses de las religiones cuyos soldados defensores

disparan juicios interminables, una gran guerra que desatan

las palabras, estos diálogos crean sintonía necesaria, el universo

se abre y las verdades brillan con una intensidad que asesina

oscuridad, rebelión del corazón, los diálogos son perpetuos

compañeros, cual órgano vital mas en mi cuerpo,

estos seguirán al ritmo de mis pulmones.

Miguel angel Carrera Farias.  Venezuela.

Azucenas

1492704640565315Colina de azules azucenas ella duerme sobre ti,

brisas de primavera, ella corre libre abriendo

sus brazos para fundirse con el azul del cielo, ahí

vuelan sus pensamientos, se elevan, enseña sus

banderas enfurecidas entre nubes de energía,

bailan al son de la tormenta, corrientes incipientes

le dan rabioso sentido a sus pasiones, colinas de

azucenas en ti ella anida y emprende feroz vuelo,

amor eleva tu esencia, recorre este valle como tempestad,

de lomas de primavera, pintalas con colores de verano,

amor, espera por mi, espera mis húmedos besos de

llovizna, habitaremos por siempre las colinas de

azules azucenas.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.

Sueños Errantes

1492268503267624

Un transitar somnoliento, insensible, así cruza el autobús la gélida serranía, entre altas colinas y sembradíos, cordillera milenaria, va hundiéndose entre follajes y murallas de laja, temeroso del tiempo, recorriendo caminos grises de grava y fósil, dentro los tripulantes contemplan el hipnótico pasar de serpientes blancas que su autobús devora con el ataque de sus luces segadoras, a sus espaldas la ciudad de los cielos aúlla estruendo con la fuerza de un millón de aparatos inagotables, frente a ellos las lejanas luces de urbes lejanas que escalan los escarpados andes y saltan al cielo rasgando su oscuro tinte, ellos sueñan despiertos, sueñan emancipación, suspiran hastió, manipulan mecanismos, pedales, palancas, cual péndulo imparable del tedio, sueñan liberación sin voluntad.

Bogota te he abandonado, tu hijo temporal huye de ti, deambule por tus venas, te respire, te sude, ahora te abandono soñando volver a ti, en esta fría madrugada dormito en la barriga de la maquina avanzando cansado, ahí con intermitencia sueño con mi hijo vigilando el horizonte atento, sueño con mujeres anhelantes, con ciudad acogedora, aquella que me torturaba y que ahora me llama desesperada, sus tierras invadidas de raíces taciturnas, de aire dulce, quieren mecerme,yo quiero su abrazo, su arrullo.

A mi lado mi reciente amigo duerme profundamente, sin preocupación alguna, el tiene ese gran don social de ser tan accesible, el don de atraparte con decenas de narraciones de sus mil batallas, como yo es un errante, su hogar es el mundo y lo recorre con la despreocupación que solo el conoce, Edgar duerme, sueña con sus hijas desesperadas por verlo, sueña con su espíritu libre volando fronteras, sueña con prostitutas tropicales, con bebidas y alegría de vivir, con alargar la travesía, se desliza en el suave viaje que mas tarde sera olvidado. El sueño quizás sea un viaje astral, ojala lo sea, si es así, las almas de aquel carruaje rodando en los serpenteantes caminos andinos, adornarían su cielo nocturno como una Aurora Boreal del Sur, lo teñirían de fugacidad colorida.

Los Pasajeros duermen, transitan anhelantes, ellos sueñan fulgor, sueñan destino, sus respiraciones perforan el aire, sus ronquidos me recuerdan vagamente la fauna crepuscular de una laguna llanera en la que sapos y grillos cantan llamando al amor, los sueños son fantasía, son alegoría, son imágenes premonitorias, suspensión animada o puede que deseos reprimidos, algún día lo sabremos con seguridad, aquí dentro el sueño es colectivo, es pasajero, sueños que pasean estas viejas carreteras, nacen y mueren aquí una y otra vez.

Miguel Angel Carrera Farias.  Venezuela.